Si quieres saber más de mí, ¡lee ésto!

Jessica Hernández

21 Feb, 2020 | 0 Comentarios

Jessica Hernández

21 Feb, 2020 | 0 Comentarios

1: Jessica, ¿cómo empezaste en el mundo de la interpretación?

Siempre me ha encantado el cine. Mi padre es un cinéfilo nato. Desde que tengo uso de razón he visto de todo. Mínimo 7 películas a la semana. Con 5 o 6 años me sabía de memoria “Dentro del laberinto” y “Las brujas de Eastwick”. Aunque no fue hasta los trece años, en el instituto, donde una profesora nos mandó aprendernos un texto de memoria, un trozo de poesía, de prosa… Yo pensé que lo mejor para aprenderse de memoria era una pieza teatral. Así que convencí a mis compañeros de equipo para hacer un fragmento de «Romeo y Julieta». Me enamoré. Me enamoré desde el momento en el que empecé a memorizar el texto. Todo el proceso, el intentar entender al personaje, dar vida a las palabras, a las emociones. Sentí algo que me cambió para siempre. En poco tiempo dirigí y protagonicé “Pigmalió” de Joan Oliver, participé en un montaje de “Historia de una escalera” de Buero Vallejo y en otro de Molière “Medico a palos”.

2: Y, ¿a qué querías dedicarte antes de descubrir que el cine era realmente tu profesión?

Jajajaja, uff, hasta los 13 años quise ser cirujana cardiovascular. Lo tenía clarísimo. De muy pequeña daban un programa en la tele que se llamaba “En buenas manos” donde salían operaciones en vivo. Me entusiasmó tanto que decidí que era lo que quería hacer. Incluso me despertaba por las noches para encender la tele a escondidas y verlo. Después, en mi época de instituto, cuando ni siquiera contemplaba que uno pudiera elegir ser actriz como profesión, quise estudiar genética, también me gustaba la geología, hasta que a los 17 descubrí el psicoanálisis y me volví loca. Jajajaja. Pero me dijeron que en España no existían estudios universitarios en psicoanálisis, así que lo descarté. Luego barajé estudiar psicología, INEF, filosofía y ciencias políticas. Hasta que descubrí el Institut del Teatre y ya no dudé nunca más. La interpretación lo engloba todo. Siendo actriz puedo tener todos los oficios del mundo y ser cualquier persona. Y sobre todo puedo descubrirme y redescubrirme una y otra vez. Puedo ser yo. Y puedo ir descalza mientras trabajo, no obviemos eso.

3: Dentro de la interpretación, ¿qué te seduce más, el cine o el teatro?

Cine o teatro… Cine. Hacer cine es la mayor de mis pasiones. No sé cómo describirlo, me siento fluir. Me encanta la cámara. Solo observa, no juzga, no miente, no grita, no ordena. Solo está ahí esperando captar lo que tienes que ofrecerle. La cámara deja ver el alma de las personas.Me emociono. Es lo que quiero hacer el resto de mi vida.

También tengo que decir que me encanta el teatro, un actor no es un actor completo sin el teatro. Otra de las sensaciones más fuertes que uno puede tener es subir al escenario antes del estreno y mirar la platea vacía. Es una sensación indescriptible. Y al acabar la función, que es como vivir una vida dentro de tu propia vida, algo dentro de ti ha cambiado, es un viaje, un trance del que te despiertas a través de los aplausos y el calor del público. Interpretar es algo mágico, en todas sus variantes.

4: Has participado en algunos rodajes. ¿Sientes que tus personajes tienen algo en común o todos los papeles que has interpretado hasta ahora son totalmente diferentes?

He interpretado un poco de todo. Procuro buscar siempre los matices de cada personaje para que sean diferentes, aunque compartan rasgos. Pero sí que es cierto que me suelen llamar para interpretar a mujeres fuertes, con carácter, apasionadas, seductoras e inteligentes.

5: ¿Has tenido alguna anécdota que haya ocurrido en algún rodaje en los que has participado?

Me ha pasado de todo. Jajajaja. Una vez rodamos con tanto frío que mi compañero y yo no podíamos articular, no podíamos mover la boca. Literalmente. Tuvimos que parar el rodaje.

Aunque la anécdota más reciente ha sido en el teatro. Estaba interpretando a «Yerma», de Lorca. Empiezo la función cosiendo un chaleco, y al sonar los rebaños me levanto a recibir a Juan. Pues bien, cuando voy a dejar la aguja de coser en el costurero me la clavo enterita. Me la saco rápidamente sin que se note, entra Juan en escena, yo noto la sangre en el dedo. Pienso, mierda, voy a manchar a Juan, me froto el dedo índice con el pulgar para esparcir la sangre y que se seque. Parece que lo consigo. Pero el dedo me duele que no veas. Jajaja. Y venga, a darle caña que me quedan dos horas de pase. Fue un gran pase. Me estoy planteando seriamente clavarme agujas antes de cada función. Jajajaja.

6: ¿Crees que un actor o actriz nace o se hace?

La eterna pegunta… Es algo muy complejo de responder. Creo que todos somos fruto de las circunstancias. Artistas y no artistas. No creo que esté en nuestro mapa genético quién va a ser actor y quién no. Así que podría decir que el actor se hace. Pero sí que la expresión artística se manifiesta más en unos que en otros ya desde niños. ¿De dónde viene el talento? ¿Qué es el talento? Lo único que sé es que eso que llamamos ‘talento’ no sirve de nada si no se trabaja, si no se moldea. Hay mucha gente con talento. La diferencia la marca el que lo desarrolla, el que investiga, el que aprende, el que desaprende y reaprendre. Tienes que conocerte bien, tienes que interesarte por conocer a los demás y el entorno. O no. No lo sé. Vuélveme a preguntar a los setenta años, espero ser más sabia y darte una mejor respuesta.

7: ¿Qué momento de la interpretación te resulta más apasionante?

El momento más apasionante es lo que yo llamo ‘instante lúcido’. Hay un momento en el que parece que todo está donde debe estar, es como si toda la energía del universo estuviera por y para ti. Vibras, te emocionas, sientes, piensas, te mueves y respiras como el personaje. Es el momento en que dejas de ser tú, o mejor dicho eres ‘otro tu’. No sé cómo explicarlo. Es algo que hay que vivir para entenderlo del todo. Es algo que no siempre pasa, puedes estar dos meses interpretando un papel de forma correcta, cómoda, pero hay un momento, que puede durar unos segundos, una escena, quizás algo más, en que es perfecto. Lo tienes. Es tuyo. Es un subidón máximo. Y no te creas que una vez lo tienes ya está. No no, luego puedes perderlo otra vez. Es algo efímero.

8: Si tuvieras que elegir una, ¿qué actriz es para ti una referencia?

Cualquier actriz que haga una buena interpretación es una referencia para mí. Desde una alumna mía, pasando por una compañera hasta la reciente ganadora del Oscar.  Hay tanto arte, que centrarse en una sola me parece un desperdicio. Jajaja. Pero voy a hacer un sobreesfuerzo para decirte 3. Patricia Arquette, me parece brillante y no se le ha dado el bombo que merece.  Lola Herrera hizo que me quedara clavada en la butaca 30 minutos llorando después de ver “Solas” en el Romea. Jessica Lange, Kathy Bates, Meryl Streep, Sarah Paulson, Nicole Kidman… Ups había dicho tres, ¡perdón!

9: Y, ¿si tuvieras que elegir un actor?

Anthony Hopkins. Me gustan muchos, pero él tiene algo que me conmueve. Es especial.

Recientemente he visto una serie de Sorrentino, “The Young Pope”. Javier Cámara está espectacular. Me he enamorado.

10: ¿Qué cualidades aprecias más en un actor o actriz a nivel profesional?

Esa la tengo clara. La generosidad. Un actor o actriz que se dé por completo durante las tomas o la función. Que mire por hacer brillar la escena y no por hacerse brillar él o ella. También valoro el aseo personal. Parece una tontería hasta que te toca besar a alguien que no se ha lavado los dientes en una semana. Jajajaja. Y por supuesto, la creatividad. Que te de algo nuevo en cada toma. Eso hace que la escena tenga vida.

11: Y, ¿qué cualidades aprecias más en un actor o actriz a nivel personal?

Que sea humilde. Eso es lo más importante de todo. Alguien con quien se pueda hablar, ensayar y crear con alegría y entusiasmo, sin pretensiones.

12: ¿Qué te gusta hacer cuando no trabajas?

Estar con la gente que quiero. Ellos me cargan las pilas. Y viajar. Quiero dar la vuelta al mundo, desde la montaña más alta al desierto más abrasador. Estar en la naturaleza me enseña lo pequeña que soy, me hace humilde y me conecta con algo grande. También me encanta bailar, escribir, leer, y ver series. Estoy enganchada a tope.

13: ¿Qué personaje histórico te gustaría interpretar?

Alejandro Magno. Ups, soy una mujer… Alejandra Magna. ¿Te sirve? Jajaja. Ana Bolena también me gusta y Juana de Arco.

14: Si pudieras elegir, ¿viajarías al pasado o al futuro?

AL PASADO. Mi deseo más grande es tener una maquina del tiempo y pasarme la vida viajando al pasado. Deseo ver el Egipto faraónico, quiero ver a Sócrates dando clase, y la biblioteca de Alejandría, y los jardines colgantes de babilonia. Quiero ver la pasión de Cristo, y visitar un palacio de la china imperial, y ver a Catalina de Medici y a Leonardo pintando, y Versalles en la época de Lluís XIV, y también volver a mi infancia y ver a mis abuelos. Quiero todo. Estuve saliendo un tiempo con un chico alemán que era ingeniero. Y siempre que me preguntaba qué quería le decía ‘Constrúyeme una maquina del tiempo’.

15: ¿Qué palabras son tus favoritas?

Belleza, libertad, sabiduría, coño. Vale, si quieres no escribas coño. Pero es que me gusta como suena, tiene fuerza y además rima con moño.

16: ¿Tu refrán favorito?

“Amor con amor se paga” “A buen entendedor pocas palabras bastan” Hay una que siempre me hace reir, “Pagant San Pere canta”, me imagino a San Pedro vestido de blanco cantando ópera.

17: ¿De qué forma equivocada puede juzgarte la gente?

Supongo que de muchas. Pero las que tengo confirmadas son: Altiva, creída y seria… Me lo confesó un amigo, me dijo que pensó eso antes de conocerme, luego se retractó (más le valía, jajaja). Aunque lo que me molestó de verdad fue una vez tras tener una conversación con un empresario, me dijo ‘Además de guapa inteligente’, no fue lo que dijo, fue cómo lo dijo, sorprendido… Me molestó. Le dije ‘¿Que tengo pinta de tonta?’. No me gustan los prejuicios. Todos los hacemos, yo también, pero hay que trabajar en ello.

18: Dime una de las locuras más grandes que hayas hecho y se pueda contar…

Muchas. Confesables… No tantas. Dos de la mañana. Calle Ferrán de Barcelona. Dos amigos y yo.  Primero me subí a un andamio hasta arriba de un edificio de cinco plantas, luego, al bajar, vimos un extintor en la calle tirado y decidimos abrirlo (cosa que no recomiendo para nada que hagáis, aunque os muráis de curiosidad). De entre la inmensa polvareda que cubría la calle de lado a lado aparecieron dos Mossos d’Esquadra cual “Gorilas en la niebla” corriendo hacia nosotros. ¡Pies para qué os quiero! Corriendo por las calles del centro hasta conseguir escapar. Pillaron a mis dos amigos, a mí no, para que luego digan que entrenar no sirve. Otra fue esquiando, bajé por una pista negra que estaba congelada y con una niebla que no se veía a metro y medio de distancia. O una vez, me enamoré perdidamente de un chico en Lanzarote, amor a primera vista, no habíamos ni hablado, pero me miraba de esa manera… El último día de vacaciones estaba fatal. No podía vivir sin conocerle. Estaba con mi padre y mi hermana y me animaron a dejarle una nota. Dudé. Era algo que iba en contra de mis principios, dejar mi número de teléfono a un desconocido… Ni en sueños. Pues ¿ves?, nunca puedes decir “De este agua no beberé” Fui a la recepción y le dejé una nota a la chica que había allí diciendo que era para el joven maître. Me dijo ‘¿Para Sebastian?’. Dije que sí. No sabía como se llamaba, pero si ella lo decía… En la nota le dejaba mi número y una descripción mía, yo sabía que él sabría quien era. Y me fui muy triste pero con la adrenalina por las nubes. No podía creerme que hubiera hecho eso. No pensé que me contestaría. Pero lo hizo a la semana. El corazón me daba brincos. Pues bien, no tardé ni un mes en subirme sola a un avión e ir Alemania a conocerle, era Berlinés. Fue bonito. El se enamoró de mí. Y a los dos meses le dejé. Él muy buena persona y guapísimo, pero no estaba a la altura de mis ideales imposibles. Idealizar a las personas es injusto y hasta cruel. Les ponemos unas metas imposibles de cumplir. Él sufrió. Aún me siento mal por ello.

Bueno y la mayor de todas las locuras. Conocer a alguien, prometerme a los tres meses y casarme a los siete. Si es que el amor nos vuelve locos del todo. Es la sal de la vida.  

19: ¿Dónde serían para ti tus vacaciones ideales?

En el jardín del Edén. Temperatura perfecta, ir en ‘bolas’ todo el día, praderas verdes, flores espectaculares, animales que no te comen…  Que no puedo comer manzanas ¿Y qué? ¿Quién quiere manzanas habiendo Nutella?

20: ¿Vas mucho al cine?

Como actriz debería decir que sí. Pero seré sincera y diré que no. Como ya he dicho al principio de la entrevista, desde que tengo uso de razón he visto millones de películas. Cuando me empezaron a dejar ir al cine sola, a los once años, iba cada semana. Sin excepción. Y fui cada semana, sin excepción, hasta los 27 años. Algunas veces más de dos veces a la semana, incluso hubo una temporada que iba más de tres veces a la semana, hasta que un día fui al cine y había visto toda la cartelera. A partir de ahí fui dejando de ir. Voy a veces, pero ahora estoy a tope con las series. Creo que hay de tan buena calidad que me gustan más que los largometrajes. Tienen más recorrido. Eso sí, voy a ver todas las películas de terror al cine. Son mi gran pasión. No me pierdo ninguna. Malas, buenas y de todas las nacionalidades. Por desgracia hay muy poco cine de terror de calidad actualmente, pero tengo esperanza y por si acaso lo veo todo, quiero que la próxima obra maestra me pille en la butaca. O mejor aún, en la pantalla.

21: ¿Te emocionas cuando ves una película?

 Muchísimo. En todos los aspectos. Y si la banda sonora es buena aún más.

22: ¿Tu película preferida?

¿Por género? Jajajaja A ver, “White Oleander” traducida al español como “La flor del mal”. La veo mínimo una vez al año, y cada vez que la veo entiendo algo nuevo. Me pasa algo parecido con «American Beauty». “El silencio de los corderos” es un peliculón brutal. “El exorcista” y, por supuesto, “El señor de los anillos”. Pero es doloroso dejar de nombrar otras muchas.

23: ¿Perros o gatos?

Perros, gatos, caballos, agapornis, lobos, tigres, lechuzas, vacas… Me encantan los animales. Vivo con Freya, una preciosa husky siberiano, Kira, una mestiza con pelo de terciopelo y con un animal en peligro de extinción llamado Ivan.

24: ¿Tu plato favorito?

Patatas fritas con habas (receta de mi abuela andaluza). Podría comer hasta reventar. Siempre digo que con patatas y huevos podría sobrevivir, bueno y chocolate, de todos los colores y formas.

25: ¿Cual es tu mayor miedo en la vida?

Es una pregunta muy profunda. Necesitaría tiempo para reflexionar. Pero algo que me aterra es que alguien a quien quiero desapareciera sin dejar rastro. No que muriera, eso lo podría manejar, sino que desapareciera. Creo que no debe haber sensación peor que esa. Me produce escalofríos solo de pensarlo. No podría vivir pensando que alguien a quien quiero está sufriendo.

26: Si tuvieras que aprender algo nuevo, ¿qué aprenderías?

Todo sobre la mente humana. Me interesa profundamente saber por qué la gente actúa como actúa, siente como siente y piensa como piensa. ¿Te acuerdas que al principio de la entrevista me preguntabas qué quería ser antes de ser actriz y te he dicho que quería estudiar psicoanálisis? Pues bien, misterios de la vida, llevo cuatro años haciéndolo, gracias a un chico que conocí en un rodaje y me informó de dónde estudiar psicoanálisis en Barcelona.

27: ¿Practicas algún deporte con asiduidad?

Si. Como mínimo tres veces a la semana voy al gimnasio o patino. A parte de actriz soy entrenadora personal, y monitora de actividades dirigidas avanzadas. Cuando cumplí 18 años y ya sabía que iba a estudiar interpretación, decidí que tenía que ganar dinero de alguna forma que me permitiera trabajar por horas y cobrar un buen sueldo. Siempre me ha encantado el deporte y pensé que trabajar en un gimnasio era una buena opción. Además, bailo desde los 5 años, así que era algo fácil para mí. Me saqué los títulos y he trabajado hasta hace pocos meses en un gimnasio. Ahora hago algunos entrenos personales. Eso, el trabajo como modelo y algunas formaciones que doy a empresas son lo que me mantiene actualmente, a parte de la interpretación.    

A parte de eso soy cinturón marrón de taekwondo, he hecho patinaje artístico, fútbol, hago montañismo y esquío. También me gusta saltar en paracaídas, pero es una afición que no me puedo permitir. Jajajajaja

28: ¿Cuáles son tus futuros proyectos?

Actualmente estamos adaptando «Sonríe, que estás más guapa» (el último espectáculo de la compañía Inyerface) a cine. También seguimos con la gira «No solo yerma» y trabajando en varios guiones personales. Es un momento difícil para el arte. La crisis está afectando mucho al mundo artístico en general y al cine y al teatro en particular. No sobran las oportunidades, la verdad. Los actores y actrices lo tenemos difícil. He empezado a escribir mis propios proyectos, dos largometrajes, dos cortos y mi primera novela “El Jardín de Sedén”. No descarto irme a otro país. Me entristece, amo Barcelona, pero faltan oportunidades. No lo sé. Todo se verá.

29: Para finalizar, ¿qué consejo le darías a alguien que empezara desde el inicio yconsideras que es importante tener en cuenta.

Ésta pregunta da para otra entrevista. A ver… Vale. El consejo es: Buscad trabajo de actor desde el minuto uno. No esperéis a estar super formados. Formaos mientras trabajáis. Haceos un buen book, un buen videobook y haced todos los castings que podáis. Y preparaos psicológicamente. Es un trabajo duro, recibes más ‘Noes’ que ‘Síes’. No os lo toméis como algo personal, no lo es. Dad siempre el 100% y disfrutad. Disfrutad, el camino es más importante que la meta.  Y cuando queráis tirar la toalla, que lo haréis, pensad que Morgan Freeman, uno de los actores mejor valorados del mundo, alcanzó la fama a los cincuenta. Samuel L Jackson a los 45, y así unos cuantos.

Ánimo soñadores y soñadoras, tenemos la mejor profesión del mundo. ¡A por todas!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*Información sobre protección de datos:

Los comentarios son revisados y aprobados por el responsable antes de publicarlos

  • Responsable: Jessica Hernández Agustí
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam y gestión de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Durante cuánto tiempo: Hasta que tú lo decidas.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Información, Acceso, Oposición, Rectificación, Olvido, Portabilidad, Limitar, No ser objeto de decisiones individualizadas y Presentar una reclamación ante la autoridad de control
  • Contacto: hola@jessicahernandezactriz.com
  • Información adicional: Más información en nuestra Política de Privacidad

Entradas parecidas

Share This

Compartir

Shares